28 marzo, 2010

Encontré esta frase en un escrito de septiembre del año pasado:


Y yo que me autoproclamé casa rodante hace años, y yo que dije que no me ataba a nada. Hasta que me descubrí siendo sanguijuela de la inercia, y me asusté, ya habían pasado 21 años, y en mi prontuario solo había bajas.

22 marzo, 2010

Ah! y por las conchudas como yo principalmente.

A quién quiero engañar

Hoy brindo, con el mate y el termo, por mi ego maltrecho.
Por todos los imbéciles que chocan atrás de mi casa en la madrugada.
Los amores imposibles.
La hernia que me va a salir en la vagina de tanto masturbarme.
La oscuridad de esas cuatro esquinas de Juniors.
Los videos de pole dancers.
El síndrome de la milanesa.
El café de confitería porteña.
La tapita de Fanta que hace una semana está en el escritorio.
La menstruación.
El enano al final del arcoíris.
El reproductor de Windows media.
El Facebook patológico.
El dolor de cintura.
El documento 1.
Los formularios.
El picnic.
La cuchara.
El control remoto del aire acondicionado.
El teléfono donde se escucha LV3.
La impresora que chupa 4 hojas a la vez.
El bicarbonato de sodio.
Las lapiceras de congresos.
Los auriculares arreglados con cancanes.
Los choris y las biorsis.
Las polillas.
Qué más…


Realmente no sé por qué hago esto, es esa necesidad de decir cosas… Que no tienen demasiado sentido para otros. Resulta catártico nombrar todo esto a modo de recuento, tratar de responder por qué estoy sentada a las 4:22 de la madrugada, sin ningún objetivo concreto. A la espera, desesperación mejor. Me siento como una gran imbécil. La idiota del siglo, la quedada, dormida. No, vos dormías. Yo escuchaba, yo siempre escucho, miro y todas esas cosas que no llevan a nada. Yo que tengo ese sexto sentido gatuno (es lindo engañarse) percibo cosas, en la oscuridad, en los otros. Obviamente me equivoco, cómo no hacerlo, si uso anteojos. En Polandia las cosas ocurren por una única razón, y es que simplemente aparecen, inconexas, son un registro discontinuo y estático. De todas formas nada tiene sentido. Me voy a la mierda. A quien quiero engañar, una sarta de obsecuentes no resuelven mis faltas.

15 marzo, 2010

Una promesa, es revocable mierda!

"Energas" 100cm x 150 cm Acrílico sobre lienzo


"Ora pro nobis, Roberto" 100cm x 50cm Técnica Mixta

Prometí no pintar nunca más, pero acá están las últimas producciones que vomité.