28 enero, 2010

Máximas

- Tomar mate todo el día.
- Fumar hasta el hartazgo aunque el espasmo no me deje respirar.
- Tratar de evocar sensaciones inspiradoras todo el tiempo.
- Dormir la siesta y no pegar un ojo de noche.
- No comer por vagancia.
- Vestirme y salir a seducir desconocidos.
- Ir a la librería y comprar pinceles de $1.
- Ir a la despensa y comprar chicitos.
- Despertar a los gatos cada vez que los veo durmiendo.
- Tomarme botellas enteras de soda mientras miro tele.
- No usar posa vasos y manchar todas las mesas de madera.
- Salir con las manos llenas de mugre para que la gente piense que hago algo.
- Usarle la ropa a mi madre.
- Robarles los auriculares a mis hermanos.
- Mirarme las manos.
- Recordar ese jueguito de computadora donde armabas cosas con arena, y esa familia que usé tanto tiempo en los Sims.
- Pensar si tendré dinero para hacerme implantes dentales en el futuro.
- Imaginar instalaciones.
- Fantasear con personajes famosos e incluso dialogar con ellos es distintos idiomas.
- Estar segura de que dormirse antes de las 4 de la mañana es un desperdicio de día.
- Ser maniática de que la cuchara que estoy por meter en el azúcar o café no esté húmeda.
- Preguntarme que hay después de la muerte.
- Escribir en mi cuaderno.
- Creer que tengo rayos láser en los ojos, o algo por el estilo.
- Estar enamorada de Trent Lane.
- No mirar en los espejos de noche.
- Bailar como Britney (el intento obviamente).
- Creer que mi gato es reencarnación del amor de mi vida.
- Ver todas las películas de Hilary Duff hasta el final.
- No pisar el pasto de noche.
- Perseguir polillas y mosquitos.
- Estar contracturada.
- Quejarme.
- Salir con chicos con trastornos psicológicos.
- Dejar todos los proyectos inconclusos.
- Adorar a Johnny.

23 enero, 2010

yo me voy a ir al pingo de esta ciudad muerta
Puto colonialismo, puta catedral, puto catolicismo y puto conservadurismo
Putos todos los forros que viven en este pueblo infecto llamado Córdoba

15 enero, 2010

A los viejos que salen en la Ñ les encanta ser reinterpretados por mí, parte II








De abajo para arriba: El pensasdor, el desahuciado, el soñador, el alegre, el amenazante, el ingenuo, y mi preferido: el seductor.